Los Distritos de Energía Positiva aceleran la transición
hacia la ciudad neutra en carbono

DISTRITOS DE ENERGÍA


POSITIVA

Los tejados de València tienen potencial técnico para cubrir una parte significativa de la demanda eléctrica de la ciudad. Materializar este potencial requiere reducir el consumo, incrementar la eficiencia y producir más de forma descentralizada. Hacerlo realidad requiere incorporar la planificación energética a escala de barrio en la misión de ciudad València Ciutat Neutra en 2030 y en la Hoja de Ruta hacia 2050 para la Transición Energética.

Trabajamos para desarrollar la misión Ciutat Neutra mediante el despliegue de Distritos de Energía Positiva en los barrios de València.

Durante el primer semestre de 2021 hemos estado desarrollando una metodología multicriterio para la identificación y priorización de los distritos más idóneos. En una segunda fase, aportaremos ideas al Ayuntamiento y al ecosistema de transición de la ciudad para descarbonizar los distritos seleccionados.

Los Distritos de Energía Positiva son zonas o barrios de la ciudad que consiguen un elevado grado de autosuficiencia energética y emisiones netas nulas.  Al comprender un área geográfica significativa, permiten unir a múltiples actores en torno al objetivo común de reducir los consumos y aumentar simultáneamente la generación con fuentes distribuidas.

La lógica detrás de los Distritos de Energía Positiva es que para limitar el calentamiento global muy por debajo de 2ºC necesitamos planes de transición más ambiciosos para las ciudades, que se atrevan a experimentar con nuevos enfoques de planificación energética urbana más allá del foco tradicional en la vivienda y la edificación. Los edificios de consumo casi nulo son ya una realidad en las normativas de los países europeos, incluyendo España, pero con unos edificios que todavía representan el 36% del consumo energético de la UE y un 40% de las emisiones necesitamos enfoques que aspiren a transformar toda la ciudad. Los distritos de energía positiva son una manera de hacerlo posible.

Los Distritos se basan en el ahorro de energía, la eficiencia, la rehabilitación energética, la generación renovable y la renaturalización. Sus ventajas son múltiples:

  • ofrecen una solución más barata y eficiente que la alternativa vivienda a vivienda, porque aumentan la eficiencia del sistema al ajustar mejor demanda y generación evitando sobredimensionar los sistemas
  • permiten diseñar planes energéticos más ambiciosos que las intervenciones tradicionales centradas en los edificios
  • reducen la complejidad del reto de transformar la ciudad, operando a una escala con mayor potencial que la vivienda pero más manejable que la ciudad en su conjunto
  • facilitan que las ciudades se alineen con trayectorias de ahorro energético y gestión flexible de la demanda, frente al énfasis habitual en la generación (un problema en las ciudades por las limitaciones de superficie aprovechable)
  • generan múltiples innovaciones, creando un entorno físico donde experimentar con una gran variedad de soluciones y enfoques disruptivos: mercados de energía locales, almacenamiento energético, soluciones basadas en la naturaleza, economía circular, datos abiertos, sistemas de información geográfica, finanzas sostenibles, etc. Estas soluciones crean sólidas sinergias con un enfoque ‘sandbox’ (un entorno regulatorio flexible donde probar soluciones innovadoras en un estadio pre-comercial)

El primer y principal pilar de los Distritos es la reducción del consumo energético. Tras varias décadas de políticas de eficiencia y rehabilitación energética, necesitamos soluciones disruptivas e ideas ‘out of the box’ para las ciudades, que son responsables de la gran mayoría del consumo energético y de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por otro lado, los Distritos de Energía Positiva no pueden ser una solución meramente tecnológica impuesta de arriba abajo. Afortunadamente, la densidad urbana y las economías de aglomeración hacen de las ciudades un terreno fértil para que las comunidades energéticas arraiguen y se multipliquen, y los Distritos pueden acelerar este proceso. En València ya contamos con los primeros proyectos piloto de comunidades energéticas locales.

Por último, pero no menos importante, el diseño de Distritos de Energía Positiva empieza por el reconocimiento de la energía como un derecho. Es desde este punto de partida, y reconociendo las causas socioeconómicas y políticas de la pobreza energética, desde donde se pueden diseñar las herramientas técnicas para erradicarla.

Desde 2019 trabajamos en conceptualizar y diseñar Distritos de Energía Positiva para València de diferentes tipologías: residencial/comercial, de servicios y comercial/industrial.

DISTRITOS DE ENERGÍA POSITIVA

TAMBIÉN TE PUEDE


INTERESAR

Visita nuestras secciones dedicadas a «Publicaciones» realizadas por el equipo de investigación y mantente informado sobre las «Jornadas» que realizamos para que puedas participar como asistente.

DIÁLOGO
CON EL ECOSISTEMA

Ver más

ACCEDE A
NUESTRAS PUBLICACIONES

Ver más